domingo, septiembre 18, 2005

20 años después

Hace ya veinte años llegué a esta ciudad y apenas unos meses aquí cuando el terrible terremoto nos dio practicamente la bienvenida. Y estos días todo mundo tiene en la cabeza ese recuerdo, los típicos días de los que uno se acuerda que estaba haciendo exactamente.

Pero no es eso lo que quiero escribir hoy. Es otro recuerdo, de una historia que no me pertenece, pero después de 20 años aún la tengo grabada bien en la memoria:

Mi madre conoció una mujer, guapa según recuerdo, con clase y bastante maquillada. Ella había perdido una pierna y usaba entonces una prótesis. Cuando habían hecho el lazo de amistad mi madre le preguntó cómo había perdido la pierna... fue en el temblor del 85.

Ella vivía en un noveno piso, su esposo estaba de viaje y ella estaba en casa con sus tres hijos, al parecer el mayor tendría unos cinco años, y el menor apenas unos meses. La muchacha salió corriendo a avisarle a la patrona, ella, del temblor. Nada de aviso supongo, en un noveno piso debió sentirse bastante intenso.

Y según recordaba, hoy recuerdo, gritó a sus hijos, corrieron a su lado... y todo se vino abajo. Recuerda que cuando cobró conocimiento todo estaba obscuro y escuchaba las voces de sus hijos vagamente pidiendo ayuda.

Practicamente inmobilizada de las piernas y entre los escombros, sostenía al menos, al bebé en los brazos. Muchas horas pasaron para ser rescatada, creo que tres días. Durante esas horas que debieron ser eternos y parecerle siglos de agonía escucho como las voces de sus hijos se fueron apagando... era tal el sufrimiento y la impotencia que decidió acabar con la agonía del mas pequeño, el único que podía tocar aún... tomó una íedra o algo así, y lo esfixió.
Después de eso, fue rescatada, con un derrumbe interno mayor e inmesurable al acontecido al exterior. Mi madre, con los ojos llenos de lágrimas y asombrada le preguntaba: "¡cómo puedes no llorar?" y le respondió "es que a mí, en ese momento se me acabaron todas las lágrimas".
La tragedia para mí no está en las imágenes que se ven en la tele, ni en los edificios en ruinas, sino en esas desiciones que se toman al borde de la muerte, en el pedazo de vida que muchos perdieron ese día, o esos días... eso que les sucedió, que es inmesurable, que no tiene dimensión y seguramente sentirán que no fue hace 20 años, porque parece que fue ayer.

martes, septiembre 13, 2005

Crónica de una española que sobrevivó a Katrina

Esta tarde encontré un blog dedicado a narrar lo que una diputada española vivió durante su estadía en Nueva Orleans, y claro, de los días que pasaron y poder decir que sobrevivió a Katrina. Un relato que me ha gustado mucho, y quiero ahora compartir con ustedes.

lunes, septiembre 12, 2005

Nada de a gratis

Ayer por la noche estaba viendo el programa "Los Presidenciables" de TV Azteca que conduce Javier Alatorre. Para quien no lo ha visto, es una entrevista que realizan en lugares como las casas de los presidenciables... para conocer su "lado humano"...
En fin, sin afán de profundizar en esto último, anoche tocó el turno de Santiago Creel, quien por cierto después de los resultados en la primera ronda de votaciones del PAN, se aleja de ser presidenciable... a menos que el 75% de su padrón que no votó salga en su defensa.
Y si bien la entrevista resulta sosa y aburrida por momentos, porque los entrevistados están más acartonados que en tribuna, practicamente al final Alatorre le preguntó si, de resultar electo presidente, incluiría gente de otros partidos. Creel respondió que depende, si tiene mayoría en el congreso no, de no contar con mayoría en el congreso definitivamente sí... pero no de a gratis. A cambio de acuerdos, a cambio de algo...
Sería ingenuo pensar que todo es de a gratis en la política, pero ante sucesos como el escándalo de los permisos otorgados a última hora por el ex secretario de gobernación... uno se pone a pensar: ¿qué recibió a cambio si nada es de a gratis?

viernes, septiembre 09, 2005

¿Debate?

Anoche ví uno de los programas más aburridos y más preparados que el mismo Big Brother, me refiero al "debate" de los precandidatos panistas a la presidencia de México: Alberto Cardenas, Felipe Calderón y Santiago Creel.
Me pareció como un debate bastante light, donde lejos de lanzarse golpes, se hacían la finta de ataques. Cada uno desde su punto tuvieron sus momentos menos obscuros.
Lo más novedoso me pareció Felipe Calderón con sus propios "supers"... y era entretenido ver como los buscaba entre frase y frase de su guión. Que por cierto ¡no dejó de indicarle que sonriera! Por que así hablara de lo mal que va el país, o de lo que falta por hacer o incluso de la pobreza extrema... lo decía con una gran sonrisa, al estilo de Ernesto Laguardia en Hoy. Si el precandidato queda decepcionado de la política un día, le veo buen futuro frente a las cámaras, las ubica a la perfección y no deja de sonreír, hasta podría ser mancuerna de César Costa en su nuevo programa matutino de Canal Once.
De Alberto Cárdenas, pues pasó sin pena ni gloria. Rememorando sus tiempos de gobernador, como si eso le diera mayor autoridad moral que sus "contrincantes".
Y Santiago Creel... bueno, el sí me parece una caricatura. Dejando lo raro que le va el look sin barba, como que no transmite nada el señor. Su mejor momento son las palabras que utiliza, eso de "unidad especial y especializada"... no olvida que los "sospechosismos" lo volvieron aún más famoso, tanto como el Surimi de Ninel Conde, y busca nuevas que poner de moda.
En fin, estos programas sirven para ver el triste panorama que debemos esperar para las elecciones... y la pobreza de candidatos... yo me pregunto, a pesar de eso ¿tenemos realmente que votar? ¿bajo qué criterio?