domingo, abril 23, 2006

1° de mayo

En las últimas dos semanas he recibido al menos 10 mails sobre el boicot de apoyo a la comunidad hispana de los EE.UU. Mucho apoyo ha recibido la propuesta, y seguramente me sumaré a ella. Cosa que parece complicada cuando veo un día de mi vida y consumo tantas cosas gringas.
Más complicada me parece para aquellos que dejarán de trabajar allá. Una cosa es que Salma Hayek diga abiertamente que no trabajará, y otra esos millones de trabajadores que dependen de los 60 ó 100 dólares que ganan en una jornada. Para ellos será una decisión seguramente difícil. Los empleadores estarán seguramente preparándose para el movimiento. Ya los despidos han sucedido y mucho se atemorizarán por ese hecho.
Creo que este tipo de movimientos deben dejar claro que hay un precio por pagar, ese será el desempleo de muchos, en nombre de la promesa que la amnistía significa. Pero ¿significa algo para el trabajador que lleva un año allá? Seguramente no. El último recuerdo de amnistía es la Clinton, la cual involucraba comprobación de residencia de al menos 5 años. Un filtro realmente insignificante. La realidad allá es otra.
Y las cargas culturales son fuertes. Recuerdo esa historia de los cangrejos mexicanos en un bote sin tapa, al fin y al cabo cuando uno intenta salir, el de abajo lo jala. De los peores defectos del mexicano y diría de los latinos. De lograrse el movimiento en gran escala, será un logro ya, no por el hecho de la no aprobación de una ley o de lograr la amnistía, será un logro porque entre las tantas cosas que tiene un ilegal que vencer, aprenderá a vencer el lazo cultural que más le ata, eso será un verdadero logro y habrá valido la pena.

viernes, abril 21, 2006

Después de la ausencia

Un poco de falta de motivación, otro poco de inspiración y un tanto más de egoísmo por dejar de compartir. Vuelvo a la blogosfera...