domingo, agosto 31, 2008

Iluminemos México



El Zócalo se pinto de blanco y miles de veladoras blancas llenaron simbólicamente de luz a esta república.
Contradiciento la cantidad de gente, el silencio estaba presente. La mayoría completamente en blanco, la mayoría cargando veladoras. No había demasiado orden, la gente se aglomeraba en la parte poniente de la plaza. No había templetes y nadie sabía bien a dónde mirar, muchos preferían sólo ver la inmensa bandera mexicana al centro de la plaza.
Se escuchaban acentos citadinos poco usuales en las marchas que llegan al Zócalo, se percibía mucha gente que normalmente no asiste a las marchas en el Zócalo, algunos parecían haber confundido la marcha con una pasarela. Se agrupaban en familias.
Se había pedido a la gente abstenerse de pancartas o consignas. Sin embargo las había, contra Ebrard, contra políticos, que solicitaban encontrar algún secuestrado, etc. También se cantan¿ba el himno nacional a destiempo a lo largo del Zócalo. Unos jóvenes gritaban mientras brincaban "el que no brinque es ratero, el que no brinque es ratero".
Dieron las 20:30 y las campanas de la Catedral empezaron a tañir como señal de luto, después los altavoces se encendieron y todos entonaron el himno nacional. La euforia colectiva terminó con la consigna "sí se puede" que igual aplica en los partidos de futbol, en los mítines políticos o en esta marcha.
Empezó a llover y todo mundo se dispersó. La gente se iba satisfecha y conmovida, por las campanas, por el himno, por el ambiente.
Quizá la próxima semana nadie hable más de la marcha, quizá esta gente no participe en otros foros que ya existen, quizá nadie exija renuncias y todo lo que reste sea el acuerdo firmado por gobernadores de dudosa reputación y otros de comprobada corrupción.
Al menos esta noche, mucha gente que no alza la voz, lo hizo. En una sociedad como la mexicana, eso es algo, aunque nadie sepa qué pasará mañana.

miércoles, agosto 27, 2008

Espectaculares imagenes de la clausura de Beijing 2008




Ahora, una selección de stern.de con espectaculares fotos de la clausura de las olimpiadas en Beijing 2008. Sin duda un momento para recordar... sigue este link...

Las mejores fotos de las olimpiadas de Beijing


El sitio alemán stern.de ha publicado una galería de 150 fotos con lo que ellos consideran las mejores fotos de las olimpiadas Beijing 2008. Sin duda, un evento como éste es una importante beta para fotógrafos... si conocen otra galería de fotos igualmente buena, recomiéndenla en los comentarios.

sábado, agosto 23, 2008

Mexicanos en Beijing según Youtube

Una rápida búsqueda en Youtube sobre mexicanos en Beijing dio como resultado esto...



Si te interesa encontrar videos grabados por chinos, busca este texto (¡en chino!):
墨西哥人在奥运北京

jueves, agosto 21, 2008

Beijing - Tokio: vista espectacular

La semana pasada asistí a la inauguración de la Semana de cine alemán en la cineteca nacional, que presentó Las flores del cerezo de Doris Dörrie. La historia gira en torno al monte Fuji y la danza butoh.

¿Qué tiene el monte Fuji que desata los sueños y las ganas de contemplación?

En un vuelo de Beijing a Tokio me senté del lado izquierdo del avión, ventana, para mirar el cielo. De la nada, ví una pequeña punta blanca, como una flecha señalando al universo. En un primer momento no supe qué era. La ruta del avión nos hizo acercarnos más y entonces vinieron a mi mente los grabados japoneses y las caricaturas de los 80.

Estaba ahí, encapsulado en el avión, contemplando el monte Fuji por primera vez.

martes, agosto 19, 2008

Beijing, el olvido milenario



Existen imágenes grabadas en la memoria, lo que se vio en las películas, en la tele, lo que se imaginó de lo libros. Como la torre Eiffel, uno la conoce antes de estar en París.


Así sobre Beijing se tienen esas imágenes, de Mao, la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo, la Gran Muralla, y muchas más seguramente.


Cuando se llega a Beijing la primera impresión es la grandiosidad, la majestuosidad de las grandes avenidas, las multitudes, los rascacielos; estereotipos de las megaurbes asiáticas. Todo eso también es Beijing.


También se sabe de la cultura milenaria, de ésta, vestigios. La megaurbe que ha devenido Beijing, como consecuencia normal de la modernidad, ha borrado los trazos milenarios que la forjaron como la Capital del Norte.


Hay esos lugares, como el Palacio de Verano, el Templo del Cielo, la Ciudad Prohibida donde aún se respira la China milenaria. Pero apenas unos pasos afuera el asfalto ha consumido el pasado, los enormes anaqueles han disfrazado Beijing a la usanza de las ciudades occidentales.


Pero nada de esto hace que Beijing pierda su magia y su majestuosidad, ni su rica herencia que aún subsiste, en lugares recónditos, en la oscura noche, en los inviernos de nieve.

lunes, agosto 18, 2008

Monterrey 2020, sede olímpica

A pesar de la situación del deporte nacional, de nuevo empieza a resonar la posibilidad de postular una ciudad mexicana para los juegos olímpicos en 2020, hasta hoy es Monterrey y sus empresarios los que levantan la mano.
Ya Guadalajara será sede para los Juegos Panamericanos en 2011, ese mismo año debería lanzar oficialmente su candidatura Monterrey para los JJ.OO.
El Fórum demostró la capacidad de inversión de Nuevo León, además de la capacidad de crear y mejorar infraestrucutra cuando se quiere. Lo que sí es cierto es que de ganas, a los regios no les falta.
¿Qué opinas?
Links:
.

domingo, agosto 17, 2008

Gloria Trevi en Beijing

El conjunto residencial de Chaoyang (朝阳门) estaba compuesto de ocho edificios de 32 pisos cada uno. Al centro una pequeña plaza con jardines y espejos de agua donde desde las seis de la mañana se practicaba el tai chi chuan (太极拳) por personas mayores.

Ahí estaba la entrada al club house, edificio subterráneo de amenidades. Habías todas las que se pueden esperar en los grandes desarrollos que se construyen actualmente en la ciudad de México: alberca olímpica, gimnasio, business center, sauna, etc. más una amenidad inesperada: sala de karaoke.

En Beijing el karaoke está fuertemente arraigado, a la gente le gusta y por eso es parte de la oferta inmobiliaria.

Decidimos entrar y cantar; éramos cuatro mexicanos en la sala, jugando con algo que no es tan importante para nosotros. Empezamos a buscar canciones conocidas, había los típicos éxitos de la música en inglés, muchos asiáticos para todos desconocidos, y después de cantar algunas llegó el descubrimiento: Gloria Trevi.

Era 2003, Gloria Trevi estaba ya en Chihuahua presa. Y al otro lado del mundo, en un lugar inesperado, en el fondo de un libro con cientos y cientos de canciones, era ella la única mexicana presente.

sábado, agosto 16, 2008

Pobreza en Beijing

Apenas salía del taxi en Wangfujing (王府井大街). Mientras esperaba el cambio, sacaba la pierna derecha del viejo Citroën. Entonces, de la nada, apareció un niño que súbitamente se prendió de mi pierna.

Con el niño pegado salí del taxi. No se quitaba, de hecho se prendía con mayor fuerza; no había palabra que pudiera entender.
Le mostré 1 yuan y partió. No pude dejar de pensar en el pequeño, y en mí, en los actos que a veces tenemos que realizar para sobrevivir.
La pobreza en Beijing también sucede, como en cualquier otra parte del mundo. Sus manifestaciones pueden variar, los actos que comete la gente para obtener dinero también.

lunes, agosto 11, 2008

Slogans y logos olímpicos

Cada vez más los slogans forman parte esencial del marketing olímpico. Conocerlos y entenderlos nos ayudan también a conocer un reflejo de esta realidad; el slideshow inferior fue creado por Copy Creativo, blog de mercadotecnia y publicidad.

¿Cuál es tu favorito? Participa dejando tus comentarios. ¡Dale play!

domingo, agosto 10, 2008

Preámbulo de la desaparición de los hutongs

Algo extraño había en la ciudad, algo que no había notado antes... la ausencia de casas. No sé cómo pude no haberme dado cuenta de algo tan básico en lo que debiera conformar una ciudad. En fin, no lo había notado.

Solo puede ver una zona residencial, un poco en las afueras de la ciudad, pero en la parte central, la vivienda son edificios de 15 a 30 pisos. Claro, hay algunos de 6 tipo "multifamiliar". Me imagino a las cientos y cientos de familias que habitan en ellos. La ciudad es grande, y luchan por el espacio céntrico.
En lo que es Tiananmen y el área aledaña (el mero centro de Beijing) hay algo similar a casas, los hutongs. En realidad son viviendas populares que existen desde hace mucho tiempo; actualmente uno que otro extranjero las prefiere, de esos que gustan de lo "exótico" de los lugares. Son andadores estrechos, las fachadas son grises, al igual que los techos con la típica teja china. Un tanto sucios y de olores penetrantes, característicos de esta ciudad. Parecen un poco laberintos de tan enredados. Sin embargo en ellos se respira otro Pekín, uno que huele a tradición y realidad.
Tradición y realidad, que para mi no grata sorpresa, quizá se extinga en los próximos años... parece que hay cosas que no se quieren mostrar (tanto) en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, y pienso que esos terrenos bien podrían traducirse en mucho dinero. Parece que los hutongs no serán en unos años lo que hoy son.


viernes, agosto 08, 2008

Beijing, por dentro y por fuera

Cuando se pasea por las calles de Beijing uno se pregunta: ¿dónde está el comunismo? La apariencia externa es la de cualquier otra ciudad capitalista: Starbucks, McDonalds, centros comerciales, limosneros, autos de lujo, etc.

Claro esto es sólo lo externo, la punta del iceberg. Y viendo las cosas sólo así, se podría pensar que las cosas marchan bien en la ciudad y su sociedad.

Pero hay algo externo, muy visible, que hace pensar profundamente en lo que realmente sucede. Es la zona de embajadas. Como en otras partes, las embajadas son enormes y lujosas residencias, pero a diferencia de otras ciudades, en Beijing las embajadas están custodiadas por alambre de púas y soldados chinos posicionados cada cinco metros.

Para un chino sería imposible, o practicamente, acercarse a la puerta de una embajada. Para un extranjero casi lo es. Una noche, al ver la embajada de mi país, no pude evitar el arranque nacionalista y lanzarme a la puerta, para pisar ese pedacito de mi territorio... en vano, los soldados me pidieron que me alejara.
Así, con pequeños detalles se descubre que las cosas no son como parece al exterior, en la punta del iceberg.

martes, agosto 05, 2008

Crónica de un accidente en Beijing

Era una tarde lluviosa. Toda la ciudad estaba mojada, regresaba del mercado de las perlas, donde compré maletas extras y tomé un taxi. La lluvia no tenía clemencia y la visibilidad era de apenas unos metros; yo a bordo del taxi me preguntaba cómo la gente podía manejar igual con o sin lluvia. La avenida no iba saturada, quizá ese fue el problema.
El taxista pisaba el acelerador, yo miraba a todos lados, pero sin mantener la mirada en un punto fijo, sólo mirando a todo alrededor.

No sé cómo fue, creo que quizo frenar medio metro antes del carro delante de nosotros y no lo logró. Cuando miré al frente ya tenía el parabrisas en mi frente.

El taxista bajó, hizo rápidos arreglos con el otro afectado, rápido regresó, yo había prendido un cigarro entonces; ante la imposibilidad del idioma me hizo manotazos y entendí que debía subir al taxi... le respondí con otros manoteos, a manera de pregunta si seguíamos el camino o debía tomar otro taxi... oka, oka, seguimos el camino.

Siguió lloviendo; mantuvo la misma velocidad que antes. El carro empezaba a hacer ruidos extraños. Sólo intenté decir, mezclando palabras en español y manotazos "No mames, cuando llueve los carros se resbalan"
Llegamos a mi destino. Le pagué y siguió su camino. Quizá al mecánico, quizá a seguir trabajando. Y aún entonces, llovía a cántaros.

lunes, agosto 04, 2008

Caos en Beijing

Ver una avenida en Beijing es presenciar el caos en carne viva, intentar cruzarla es una aventura casi suicida.

Hay carriles marcados como en cualquier otra ciudad, pero los conductores parecen crear nuevos donde no los hay, sin el mínimo respeto por los carros que vienen en contra. Un pensamiento común para mí era: si alguien puede manejar en el D.F. y salir con vida, lo puede hacer en cualquier otro lado.
Después de Beijing esta idea cambia. Si alguien sobrevive a las calles de Beijing, ¡que afortunado! Son simplemente un caos sin normas. El parque vehicular tiende más a modelos pasados que actuales. Miles de bicicletas circulan alrededor peleando el espacio, al tú por tú con los automovilistas.

Los lugares peatonales, como las banquetas, presentan el mismo caos. Cientos y cientos de personas las caminan. Son demasiados. Pocos con apariencia "no-china" se ven alrededor. Uno se sabe extrajero facilmente aquí.
No es el Beijing de las postales, el de la China milenaria. En las calles es sólo la gran urbe de Pekín, su cotidiano, su vibra, su maravillosa y caótica vida.
(Este post es originalmente un email enviado a mi amigos en 2003, después de mi primer viaje a Pekín)

domingo, agosto 03, 2008

De compras en Beijing

Hay palabras que resuenan por todo Beijing: se escuchan en los mercados, en las tiendas, en las calles; no es chino, es inglés, bueno, lo que se habla de inglés.

-Flenla-, escribo tal cual se oye, es friend-a. -Luka-, es look-a. Hay más: -guda-, es good-a; -chipa- es cheap-a; -oka- es ok. Todos los chinos que venden algo, hablan al menos estas palabras. Es muy difícil ir más allá de ellas; de hecho, elaborar frases completas es esfuerzo vano, la mayoría no entiende más allá. Aún más, no decir las palabras como ellos las pronuncian, es igualmente una barrera para una buena negociación.
Y es que con estas palabritas, uno está del otro lado para lograr rebajar un precio hasta un 80%, es de locura. El segundo ingrediente es paciencia: uno puede mantenerse negociando durante veinte minutos el precio de un artículo... y se logra.

La calculadora pasa de mano en mano sin parar...
- Luka flenla, chipa chipa. Flenla ¿guda?
- No, no guda, no chipa flenla...
- Flenla, guda... oka oka, chipa.

Este diálogo lo podemos extender para que dure una hora... pero habrá valido la pena. Todo está en la entonación, los gestos... esto muy importante, porque son gente muy gestual. Y si uno payasea un poco, como lloriquear, les parece gracioso y ayuda a bajar el precio.
Pero con la negociación no se juega. Si uno logra bajar un precio hasta 80% y no compra, es probable que el vendedor, o vendedora, te tome violentamente por el brazo y te obligue a regresar a su puesto, comienza a gritar palabras en chino y todo el mundo voltea para mirar... más vale comprar.
(Este post es originalmente un email enviado a mi amigos en 2003, después de mi primer viaje a Pekín)