sábado, enero 10, 2009

¿Por qué Durango?

Los noticieros no reportan todo. Los periódicos no dicen las cifras reales. Que si una bomba en la academia de policía, que si 30 muertos en una balacera, que si nadie quiere salir, son algunas de las cosas que no se dicen.

Así las cosas en Durango hoy en día.

Y alguien pregunta en voz alta ¿por qué Durango? si nunca pasaba nada aquí. En efecto, durante años la pelea era por Sinaloa, por Juárez, por Tamaulipas. Pero no por Durango. Estado que ni siquiera servía como ruta para el narco.

Pero alguien responde que si bien Durango no resultaba estratégico, ahora sí. Se necesitan nuevas plazas, nuevas rutas. Y Durango pinta en el mapa. El territorio que no era de nadie, ahora está en disputa. Tierra virgen para alguno de los principales cuatro grupos de narcotraficantes.

Entonces alguien más pregunta ¿y cómo se van a poner las cosas si aún no hay dueño?. Todos en la mesa guardan silencio. Quizá sólo esperan no caer en un fuego cruzado. Porque las cosas no se van a poner bonitas.

viernes, enero 09, 2009

Viva Zapata!

Hay quien considera que esta es una de las películas en las que mejor se retrata a Zapata y la más cercana a la historia real, que no la oficial de los libros oficiales de historia. 

Marlon Brando en 1952 actuando como Emiliano Zapata. Viva Zapata!



jueves, enero 08, 2009

El tesoro de Mahoma

Hace unos 400 años, cuando México era una colonia de la Corona Española, cada una de las provincias debían pagar una tributo al Virrey. Al noroeste de la entonces Nueva España estaba la Nueva Vizcaya, territorio donde se fundó Durango, al borde del Cerro del Mercado, tierra rica en plata y otros minerales.

Bastaba rascar un poco la tierra para encontrar plata u oro, así, al ras del suelo literalmente. Lo que valió que rapidamente fuera fundada la ciudad y se hicieran caminos para unirla con las otras ciudades y transportar los tesoros a la Corona.

Paso Real, así le decían al camino que iba de Durango a Zacatecas. Cientos de mulas arrastraban carretas llenas de oro y plata. En lo que hoy delimita ambos estados y siendo el Paso Real apenas un vestigio que la maleza se comió, está la Loma de Mahoma, cuello de botella natural donde bandidos se atrincheraban para emboscar a quienes transportaban los tesoros.

Con el tiempo se sabía de los peligros, se sabía que se robaban todo y no dejaban a nadie con vida. Así un día, hubo quienes sabiendo su inevitable destino detuvieron su andar antes de cruzar la loma. Encontraron una mina natural. Descargaron las carretas, metieron los tesoros, mataron y desangraron más de 30 mulas. Con los litros de sangre formaron una mezcla lodoza rojiza, con la que cubrieran la entrada a la mina. Y sellaron el tesoro.

Siguieron su camino con la mitad de las mulas y las carretas vacías. No hubo tesoro para robar, sólo su vida que entregar. Los bandidos sólo encontraron mulas muertas. Pero no encontraron la entrada a la mina.

Hoy día, sólo hay ranchos, todos propiedad privada. Hoy día, los pocos que saben del tesoro de Mahoma siguen buscándolo. Cavando y cavando. Perdidos entre tierra árida y rojiza.

Algunos saben que el tesoro está ahí, sigue enterrado, y como bandidos esperan el momento para que la Loma de Mahoma les otorgue una clave, una pista. Perdidos entre hoyos y excavaciones.