domingo, mayo 20, 2012

D19 del 28 fmx


Llega el último día, el final. Cúmulo de sensaciones y sentimientos. Normalmente este día sólo hay un evento, la clausura con un concierto masivo al aire libre, en mis cinco festivales, estas han sido las clausuras:

2008: Goran Bregovich e Instrumenta Oaxaca en la Plaza de Santo Domingo
2009: Balkan Beat Box y Asian Dub Foundation en el Zócalo
2010: Bomba Estéreo y Nortec en Plaza de la República
2011: Novalima y Toy Selectah en Plaza de la República
2012: Panóptica, Banda Regional Mixe, Sonidero Mestizo y otros en Plaza de la República

Una vez que termina el concierto tenemos un pequeño convivio en el backstage, un momento donde nos encontramos todo el equipo con un alivio de haber llegado, ya mucho más relajados que todos los días anteriores. Un gran momento para compartir con quien tanto se ha compartido. Distantes y cercanos, pasamos las últimas horas juntos. Esto es un decir, porque si bien una parte muy importante del trabajo termina, no es lo único que debe suceder para que exista el Festival, y aún estos días y los meses por venir, habrá mucho que hacer.

Pero es un final. Te sientes más liviano. Ya nada es inminente. El cotidiano recobra sus tiempos y su ritmo.

Hay algo de nostalgia. El primer Festival fue muy extraño por ejemplo, llegar a la oficina al día siguiente y no tener tantos correos por atender, el teléfono antes inclemente, ahora silente; quien de plano ya no te toma la llamada; en fin. Es como cuando te bajas de la montaña rusa y tardas un par de metros en poder caminar con normalidad.

Otros hablan de la depresión post festival. Un estado de ánimo generalizado que sucede los primeros días cuando ha terminado. Quizá son las sustancias que se producen y se dejan de producir. Sí, algo sucede los días después que no te sientes igual.

La clausura es el momento añorado, porque sabes que lo lograste, sabes que volverás a ver a tus amigos, a estar con tu familia, a hacer tus cosas. Se quita la pausa en la vida.

Por primera vez llego a la clausura de mi quinto Festival. Por quinta vez veo las luces del escenario apagarse, ver a los técnicos como soldados desmontar todo para que al cabo de un par de horas, casi parece que nada sucedió.

El último día ya todo el Festival es un recuerdo, es la anécdota que se contará el día siguiente entre ojeras y café. El último día de Festival es la recta final para el siguiente par de meses concluir con reportes y entregas.

En este mi quinto Festival me tocó tomar el micrófono y decirles a los miles de asistentes: gracias, nos vemos en 2013.

Voz en off Clausura 28 fmx by ciudadanomx

No hay comentarios.: